ha sido añadido a su cesta correctamente.

Blanca y Joaquín. Las invitaciones

Hace un año y pico una periodista de Aragón Televisión vino a nuestra oficina a grabar un mini repor sobre bodas. Me pareció una chica encantadora, sonreía sin parar, observaba cada detalle de la cuentiofi con curiosidad y nos comentaba lo gratamente sorprendida que estaba de saber que había empresas como la nuestra que hacían bodas diferentes a lo habitual. Creo que en ese momento se abrió una ventana a un mundo que seguramente ella no conocía aún. Cuando la grabación acabó, al despedirnos, me dijo: “Me ha encantado lo que hacéis. El día que me case os llamaré”.
Pensé que me decía eso por la emoción del momento; a veces pasan esas cosas, a mí, por lo menos me pasan.
No sé concretar cuánto tiempo después, un día yendo Jose y yo en el coche sonó el teléfono. Al contestar me dijeron: “Wendy, soy Blanca, de Aragón Televisión, estuvimos grabando en tu oficina, me recuerdas?” Y sí, yo la recordaba perfectamente. Pensé que nos llamaría para hacer un repor o algo de la tele. Pero me equivocaba. Nos llamaba para decirnos que se casaba. Y que tal como me dijo aquel día, quería contar con nosotros para hacer su boda. Cuando colgué el teléfono no pude dejar de sonreir durante un rato. Me hizo realmente ilusión. Porque aunque nos reunimos con muchas parejas, aunque hablamos con muchas personas que muestran interés por nuestro trabajo, cuando alguien siente ese flechazo por lo que haces y cuenta contigo como ayuda en algo tan importante te da un subidón de buen rollo importante. Trabajar en la boda de una pareja para nosotros sigue siendo un regalo…
Partimos casi desde cero con los preparativos. Y durante todo este tiempo hemos tenido sentados de vez en cuando en el silloncito de la oficina a esa “carita sonriente”, llena de ilusión y ganas, y a Joaquín, la otra parte de esta pareja. Que son tal para cual, os lo aseguro. Y prueba de ello es que su historia se remonta a los tiempos del cole, a los uniformes y las carpetas con fotos de cantantes, a las cartas de amor adolescente, a esa intensidad con la que se vive el amor a esa edad, que parece que no hay mañana si no te das un beso más al despedirte.
De su boda, que es este viernes, no os cuento nada para no desvelar sorpresas. Este post es para enseñaros las invis que les hicimos. En el inspiration board de Blanca había unas invitaciones con una llave antigua. Y me obsesioné con esa idea, me encantaba!! Pero encontrar una llave para cada invitación no fue nada sencillo. Y de repente… Aparecieron. Encontramos el tesorito que buscábamos, doscientas llaves antiguas, con su óxido, sus secretos y todo su encanto. Ya podíamos darle forma a las invitaciones, Eureka!
Usamos un sobre kraft -super sencillo- con una blondita con el sello con sus nombres en marrón.
En el interior, tres hojas a juego con la información y detalles de la boda y atándolas con puntilla, una tarjetita con el logo de los novios de nuevo. (Sí, cuando me da por hacer stamping me vuelvo loca, lo reconozco…). Colgada de la tarjeta, una llave antigua en cada invitación, cada una diferente. Cada una guardando su secreto. Los invitados de la boda aún les preguntan si tienen que llevar la llavecita a la boda, qué que abren esas llaves, etc… El detalle ha dado mucho de sí.
Y para enseñaros estas invis, me fui una tarde con mi inseparable Claudia y mis trastitos, a hacer estas fotos. Espero que os gusten! Son el avance de una boda que, estoy segura, será muy especial.
Blanca, Joaquín… Nos quedan dos días!! Vivan los novios!!

7 Comentarios

Deja una Respuesta

error: ¡¡El contenido está protegido!!