ha sido añadido a su cesta correctamente.

Trucos de wedding planner: Post Party y que siga la fiesta!!

Me enloquecen los tacones y confieso que envidio terriblemente a las chicas que pueden subirse a unos stilettos sin fracturarse un tobillo, qué tiempos aquellos en los que, para mí, llevar zapatos de tacón era compatible con la vida!!
La realidad es que cuando tengo que usar tacones durante muchas horas acabo con los pies destrozados. Pero sé que no soy la única, que mientras lees esto asientes con la cabeza; cuántos episodios podríamos contar todas de pies doloridos, rozaduras y la idea fija en la cabeza de: “Estoy deseando quitarme estos malditos tacones!!”. Aunque el zapato sea precioso acabas cogiéndole manía…
Una de las escenas que se me grabó de cría en la memoria fue en la peli “Armas de mujer”, en la que Melanie Griffith {Tess McGill} (Oh-my-God!! Aún recuerdo el nombre de su personaje!!) recorría la ciudad enfundada en unas deportivas que cambiaba por tacones en la oficina. Los tacones no están hechos para la vida de una chica que necesita moverse rápido y eficazmente, muy a nuestro pesar…
Todas hemos llevado en cantidad de ocasiones zapatos cómodos de repuesto para darle un descanso a nuestros pies. TODAS.
Y qué me decís de la costumbre en las bodas de que los novios regalen bailarinas o manoletinas a sus invitadas, para que disfruten del baile sin los tacones aguando la fiesta? Hace años que se puso de moda este detalle y perdura en el tiempo, por algo será. Las novias saben lo durísimo que es aguantar, como invitada, todo un día de boda encima de 8 o 10 preciosos pero criminales centímetros.
Todas nuestras novias preparan un segundo par de zapatos para hacer un change cuando ha pasado el primer baile y necesitan comodidad. Y las madrinas. De hecho es algo que les recuerdo en el timing a la novias: “Recordarles a las madres que preparen un segundo calzado para estar cómodas durante la fiesta”. Imprescindible.
Y yo misma, los días de boda, cuando lo considero oportuno abandono las alturas y me cambio para poder aguantar mejor las largas jornadas de trabajo. Y en otras ocasiones en las que como Tess necesito ir volando por la ciudad, de una reunión a otra, llevo conmigo unas bailarinas para hacer el cambio de tacón a plano y ganar agilidad o descanso. Pero es un rollo llevar las manoletinas en una bolsa pequeña en la que luego no caben los zapatos de tacón, bla, bla, bla… Ya sabéis de qué os hablo. Pues se acabaron estos problemas. He descubierto Post-Party!!.
Natalia, la directora de Post-Party, me habló de sus bailarinas y su kit de presentación. Su socio, Gustavo, y ella diseñaron unas “bailarinas plegables, cómodas y ligeras, para llegar a casa sin dolor, pero con estilo”.
¿La inspiración? El icono de la moda que calza con más glamour los Manolos y demás firmas de zapatos de estrella de Hollywood; Carrie Bradshaw, que llegaba a su casa descalza, pisando el asfalto de New York con sus taconazos en la mano. Ella también necesita unos Post-Party en su vida, ya lo véis…
Las Post-Party son totalmente adaptables a tu pie, son blanditas y cómodas, y es genial su plegado, ni rozas las suelas al hacerlo. Y van dentro de una bolsita en la que puedes guardar los tacones cuando te las calzes. Asunto arreglado.
Y para que no haya excusas y te combinen con todo puedes elegirlas en negro, plata, dorado y rosita metalizado.
Así que ya sabes, para que la fiesta siga, para aguantar jornadas de compras y largas caminatas ahora tienes Post-Party.
Puedes comprarlas en su web y a través de su fan page . Y además, si te haces fan de su página, puedes comprarlas en su tienda de facebook con un 20%.
Truco de wedding planner: Deja que tus pies descansen y estarás doblemente guapa! (Y de mejor humor…)
Hasta el próximo post, Cuenti-friends 

2 Comentarios

Deja una Respuesta

error: ¡¡El contenido está protegido!!