ha sido añadido a su cesta correctamente.

Uuuuy… casi se me olvida! El último encargo de la Cherry Bride fue secretísimo… “Decóranos nuestra habitación para esta noche…”

Un golpe de varita, un camino de pétalos y un par de rosas de tallo largo… no hacía falta más. Había amor de sobra para llenar esos 140 m2 de suite…

Y como decía Sabina… 
Que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel…

4 Comentarios

Deja una Respuesta

error: ¡¡El contenido está protegido!!