ha sido añadido a su cesta correctamente.

No soy la mejor madre del mundo #yoconfieso

Aprender a ser madre NO ES FÁCIL…

Cuando Claudia era un bebé quise durante un tiempo ser la mejor madre del mundo. Fue como esos propósitos de principio de año, que los fijas como una meta, te sientes super motivada y crees que vas a convertirte en una super woman de repente y vas a metamorfosear cual Pokémon en una madre perfecta de los años 50, de esas que estaban siempre estupendas en la cocina horneando maravillosas tartas, llevaban faldas de tubo y delantales impolutos y cocinaban de lujo, tenían su casa en perfecto estado, como para abrirle la puerta a un periodista del Vogue en cualquier momento para que le hiciese un reportaje a todo color, y llevaban a sus niños repeinados y vestidos conjuntadísimos siempre.

Pues no. No te conviertes en ese ser extraordinario ni por asomo. Quizá en todo lo contrario. Seguramente tu casa se transforma en una especie de totum revolutum, todo esta medio tirado por ahí y fuera de su sitio. Bueno, ¿qué sitio? Ya casi nada tiene sitio propio. Porque un ser minúsculo ha transformado tu casa en la sección bebé del Toys´r´Us y todo está lleno de aparatejos infantiles: trona, cochecito, bañera plegable, cuna, calienta biberones, esterilizadores, humidificadores, intercomunicadores, y un largo y costoso etcétera. Eso sí, la habitación de los invitados es ahora un cuarto requetemonísimo, que has pintado, decorado y preparado con todo tu amor. Creo que fue entonces cuando nació en mí la faceta craft-handmade. Le hice a Clau todo tipo de cuqui-cosas para decorar su cuarto, le di a todos los palos: pintura, costura, madera, papel… Cualquier soporte y manualidad me venía bien para hacer algo para decorar la habitación o las cositas de mi pollito (le llamé así durante un tiempo, siempre he sido del tipo mamá culeca).

Tener un hijo hace que tu vida dé una voltereta con triple tirabuzón y pirueta final incluida. Pero mola. Mola MIL. O dos MIL La verdad es que no puedo concebir mi vida sin mi hija. Es todo. Es parte de mí. Lo sigue siendo, aunque ya esté pre-adolescente y me dé hasta miedo mirar al futuro cercano e imaginármela midiendo 1.80 (ésta va a ser alta, ya os lo digo yo…), whatsapeando entre risitas con sus amigas y con cara de pava todo el día (yo por lo menos pasé toda mi adolescencia con cara de pava y tonteando con mis amigas. Paciencia infinita rozando la santidad fue lo de mi madre en mi adolescencia… Lo que ya no sé es qué app megamoderna existirá cuando Clau tenga 15 años…)

CLAUDIA, MI HIJA

El caso es que mi niña es lo más. Y no es porque sea mi hija, es que de verdad, es la caña de España. Es guapa, inteligente, madura, sensible, cariñosa, inquieta… Y a mí se me cae la baba, ya lo veis. Ella me ha permitido vivir los momentos más especiales de mi vida. Y ha hecho que mi paso por este camino tenga sentido. Igual que sentí que mi madre hacía conmigo, siento que estoy dejándole un legado, haciendo crecer en ella valores, sentimientos, vivencias que configurarán su personalidad y formarán parte de sus recuerdos. Esto forma parte del círculo de la vida (sí, suena a Rey León, pero ese círculo es totalmente real y todos participamos en él).

Y porqué os cuento todo este rollo? Realmente no lo sé. Sólo sé que hoy me senté a escribir y quise contaros esto. Porque soy una chica que trabaja como wedding planner, soy la vecina del 4ª, soy la socia de Bodas de Cuento, soy la amiga de Zaragoza de mis amigos de Barcelona, soy la nieta de mi abuela, la hermana de Manu y Dani, soy muchas cosas, pero lo más grande que puedo ser, el mayor título y del que más orgullosa me siento, es el de ser la MADRE de Claudia.

#YOCONFIESO

No soy la mejor madre del mundo, os lo aseguro. Soy regulera casi tirando a veces a mal.

En la Escuela de Madres Estupendas me cateaban fijo. Porque mi hija no cena a la misma hora siempre, porque muchas noches de muchísimo trabajo se nos ha quedado dormida en el sofá de la oficina, porque no he conseguido en estos 9 años que coma verdura sin ponerse de morros, porque no la obligo a tener su habitación recogida, porque no soy del Ampa del cole (eso es de mala madre, ¡¡¡por favor!!! Todo el mundo sabe que las mejores madres son las del Ampa), porque no hago con ella los deberes (eso lo hace Jose, que es mucho mejor profe que yo). Y porque le prometo que haré una fiesta con sus amigas para su cumple, y al final no tengo tiempo para hacerlo.

Aún tengo guardadas, las últimas cookies que encargué para su fiesta, que al final no pudimos organizar porque teníamos mucho trabajo. Y siento de verdad que algunas de estas cosas pasen, pero a pesar de eso, creo que algunas otras no las hago tan mal. No debo de hacerlo tan mal, porque a menudo veo admiración en su mirada, porque muchas veces se acerca a mí y de repente me abraza y me dice: “Mami, te quiero…”, porque me pide por las noches que la arrope y le dé un beso y porque sigue pensando que soy la mejor madre del mundo, aunque me suspendan en la Escuela de Madres Estupendas.

Y porque me ha regalado la caja de madre maravillosa de Olivia Soaps, cuando ví la caja de las Cosas Bonitas en el blog y grité emocionada: “Me encantaaaa!! Me lo autoregaloooooo!” me dijo: “No, mamá, te lo regalamos nosotros!”.  Y hoy al recibirla, me ha robado el bálsamo que incluye y se ha pasado toda la tarde dándole a Jose “Besos de Cereza”. Es la recompensa por tantas tardes de deberes y estudio juntos (Papá mola muuucho)

Seguro que habrá hecho en el cole el trabajito del día de la madre con todo su amor. Cuántos dibujitos, cuántas cartulinas con bolitas de papel de colorines pegadas, cuántas obras de arte de plastilina, cuántos joyeros de arcilla (de formas extrañas, todo hay que decirlo) y cuántas peque-cuqui-cosas del día de la madre guardo de la pequeña Clau…

Pero el día de la madre desde que la mía murió es un día raruno, de esos que te alegras y de repente te entristeces, me encantaría poder descolgar el teléfono y decirle: “Mamá!!! Felicidades!!” e ir a su casa a comer paella o pollo al horno (le salía tan rico!…), y brindar con un poco de cava (le encantaba) y comer pastel de postre. Cada vez que vivo la experiencia de compartir tiempo con una cuentinovia y su madre no puedo evitar acordarme de la mía. Que resulta que ella si que era la mejor madre del mundo, por si no os lo había dicho nunca. Era la más guay.

Por suerte, tengo una abuela-medio madre maravillosa a la que felicitar y una suegra fantástica que me mima y me cuida como si fuese una mamá. Y una hija que no puede ser más increible y que me hace sentir una madre molona. Y este año, con el regalazo made in Olivia voy a molar mucho más, ha-ha!

MIS FELICITACIONES A: 

Todas las cuentinovias que sois ya mamás, os deseo un super feliz día de la madre.

Todas las mujeres que son madres reguleras como yo, felicidades también, camaradas!!

A las madres perfectas, a las bajitas,  a las altas, a las chillonas, a las guapas, a las que echan broncas, a las que ayudan a hacer los deberes, a las que dan propina extra a escondidas de papá, a las que prestan ropa a sus hijas, a las que hacen tartas preferidas, a las que castigan sin salir la próxima semana, a las que tienen que trabajar mucho parar pagar matrículas de universidad, a las que dan caprichos, a las que curan tus heridas, a las que llaman a todas horas, a las que suministran tuppers forever, a las que dan consejos, a las que lloran en las pruebas de vestidos de novias, a las que no dicen: “Te lo dije” cuando pasa eso que ella vaticinó que iba a pasarte, a las que celebran tus éxitos, a las que hacen sopa de la que cura el alma, a las que cuidan nietos gratis salvando tu vida, a las que te piden hora en el médico, a las que riegan tus plantas y a las que son/hacen todo esto y mucho más.

A todas las madres del mundo, feliz día, madrecitas.

Y como hija os digo que vayáis este domingo a casa de mamá a comer paella, a llevarle un regalito, a darle un besazo y decirle: “Cómo te quiero, mami”. Hacedlo. Brindaré por ello 🙂

21 Comentarios

  • Elena dice:

    Wendolin, yo te conocí en la primera fotografía que has puesto, la foto en blanco y negro. Y ya entonces se veía la relación tan especial que tenéis Clau y tu. Te diré que yo he estado estos años sin trabajar, y también me sigue poniendo morros la mayor cuando hay verdura, se me queman algunas madalenas y se perpetúa la ropa en el tendedor. Asi que tú, trabajando 27 horas al día, eres exactamente una super woman. Lo eres para tu madre, para tu yaya, para tu hija, y para todas las que te hemos conocido y querido. Le daré un beso a mi madre, que desde que nos falta mi padre soy la encargada de comprar los regalos y en eso no tengo un master del universo como tú. Un abrazo Wen, felicidades por ser una madre así. Y ya sabes que puedo acoger a la pequeña Claudia en mis aposentos cuando necesites. Lo sabes.
    BESOS

  • Love Chocolate and Weddings dice:

    Wen casi lloro, debo estar sensiblona hoy. Mi madre tambiéne ra algo como tu, trabajaba y no podía despedirnos cuando nos ibamos de excursión y un montónd e cosas más pero todo ello nos ha enseñado un montón de cosas tanto a mi hermana como a mi. Somos independientes, resolutivas y muy tiradas para delante las dos y eso se lo debemos a ella.

    un besazo

    Inma

  • Wendi! Creo que ninguna somos la madre perfecta.. pero quieres decir que eso existe? Por muchos fallos que tengamos y cometamos dia tras día…para ellos seremos super mamis. Porque el amor de una madre es inmenso!
    Un beso

  • Anonymous dice:

    Enhorabuena por ser así.

    David

  • María dice:

    Wendi, es la primera vez que te escribo, eso creo, y simplemente es para darte la enhorabuena por tu entrada, por ser la madre que es capaz de escribir todas esas palabras seguidas con tanta sensibilidad y tanto alma.
    Yo no soy madre, ansío serlo, y aún así me he visto en el futuro de las dos maneras que describes: la anhelada de los años 50 y la real. Pero sabes? Me he visto con la misma felicidad que debe producir serlo.
    Un beso enorme, disfruta de tu día, lo mereces.

  • SaretaBe dice:

    Wen, que post tan preciosísimo. Me has hecho reír, emocionarme, pensar, me ha encantado. Y te voy a decir una cosa, sí eres una gran madre porque mira todo lo que te inspira tu hija y todo lo que piensas en ella, y te daré un consejo que me da siempre mi abuelilla: si uno hace lo que puede, no está obligado a más, porque por lo que cuentas creo que lo haces.

    Muchos besos mami!!!

  • Elena dice:

    Aysss Wen vaya texto, ha habido momentos en los que los ojos se me empañaban al recordar estos momentos algo durillos y dificiles que paso con mi mami por culpa de nuestro orgullo…a veces es necesario leer algo asi para recapacitar y darte cuenta que no es tan necesario lo material, y que si estamos una al lado de la otra nada puede ir mal.
    Gracias, por ablandar mi a veces duro corazoncito y recordarme que como ella ( una mami) no hay nadie. 🙂

  • Angi dice:

    plas-plas-pla… con lagrimirlla me has dejafo…

  • Anea dice:

    hay que me haces llorar!!!! aun no soy madre y espero serlo pronto.
    Pero tambien quiero pertenecer a ese grupo de madre que aunque suspendan en la escuela de Madre estupendas, sea una madre molona como tú.
    Maravillosa entrada!!!

  • Fuxia dice:

    Ohhh Wendy!!! Por Dios, no me hagas esto! que me falta nada para ponerme a llorar. Sois los mejores padres que Claudia podría tener. Esta niña es un sol, ya tiene club de fans! Se nota en todo que adoráis a vuestra hija y la queréis como a nada en el mundo, y eso es lo más importante! Felicidades super mami (bueno, y a super papi tb que si no se pone celoso!!)

    Besitos!!!

  • MACU dice:

    Madre mia, como me has hecho llorar. Yo por desgracia tampoco tengo ya a mi madre, desde hace casi dos años. Mi gran madre, porque no podia tener otro apelativa (como le emocionaba que le llamaras madre) no va a vivir el dia de mi boda, el dia de la compra de mi vestido. Cuando me lo probe, me pareció escucharla diciendo es ese, estas preciosa y eres la mejor hija del mundo.
    Algún día nose si sere una madre perfecta, pero me conformo con ser una cuarta parte de buena madre que era la mia.
    Para todas las mamas y especialmente a ti y mis hermanas, feliz dia de la madre. Yo esta tarde subire a ponerla una docena de rosas rojas mas 8 rosas blancas. Una por el marido que dejo, 3 por sus estupendos nietos los que le adoraban y casi no pudieron sentirla; y otras 4, por los cuatro hijos tan raros que saco adelante.

    Por todas vosotras… Feliz día de la madre

  • Miryam dice:

    Wen, tengo la lagrimica en el ojo…como diriáis ahí por esas tierras mañicas!!

    Será porque soy también una madre regulín * regulán, siempre queremos dar más y más y mi hija también es lo más!!!

    Sí que somos súperwomans…pero no podemos con todo!

    Gracias por este súper artículo, un besito desde las islas!!!

    Y disfruta del domingo guapa!

    Miryam, d-bodas.com

  • tere dice:

    Felicidades, wen.. Por el post y porque eres una super mamá!!!

  • Pat dice:

    He llorado mucho, y aún más cuando puedo intuir en la mujercita que se convierte tu hija (mi sobri!) con cada segundo que pasa.
    No eres del club de las mamás perfectas, eres del club de las mamás molonas!! Las mamás de ese club ya tenéis eso, no os gusta eclipsar a las demás y les dejáis ir a las reuniones del Apa, incluso dejáis que hagan fiestas de cumple más molonas que las vuestras.
    Tu madre os mira todos los días y se siente orgullosa de la gran madre que eres. Y por supuesto, se siente orgullosa de la gran hija que tenéis.

    PS: yo mataría por quedarme dormida en el precioso sofá de la cuentiofi

  • Crispy♥ dice:

    Hello Wen!!
    Felicidades por ser una madraza!! Claudia es una niña especial, se merece todos esos calificativos que le das, y además te diré que tiene una mirada y una sonrisa super limpias, transmite madurez, personalidad y felicidad, y todo eso es cosa de sus papis no? Algo habrás tenido que ver? 🙂 🙂
    También quería decirte que acabo de ver la revista que pusiste en el post anterior y me ha encantado!! Y vuestra sesión de fotooos…qué guaaay!!! Estáis geniales.
    Espero que estéis muy bien. Nosotros seguimos todavía disfrutando de la “tontera amoril” que nos dejó nuestra boda de cuento 😉
    Un besote muy grande de los icecream 🙂

  • Marieta dice:

    Wen, estoy en casa de mis papis y no puedo parar de llorar! pero q bonito… aix m has ablandado el corazón. Estoy convencida que eres una madre estupenda aunque las galletas te salgan duras o no tengas todo el tiempo del mundo.
    Un besote enorme!!! Me ha encantado tu post! aix, este post tendría q ir acompañado de un kleenex! ejeje
    Un besazo, Marieta

  • Wen… jolines, me he emocionado y todo… es precioso todo lo que escribes, cuánto sentimiento! Y es que como una madre no hay nada en el mundo y todos los hijos debemos sentirnos afortunados por tener alguien que daría la vida por nosotros. Un beso grandísimo, eres un sol de persona!

  • Que post más bonito!!! Se me ha saltado la lagrimica y cuanta razón tienes!!! Yo espero para mi hijo ser casi tan buena madre como la mia! 🙂

  • Yo creo que nunca me había pasado esto de emocionarme leyendo un blog… Preciosa entrada, me encanta el tono tan guay, actual y sincero 🙂
    Y me ha reavivado las ganitas de ser mamá y todo.
    Gracias por él y un beso.

    Laura

    http://valkyrieaccesories.blogspot.com.es/

  • Lucia dice:

    Que palabras mas bonitas!!!, me ha encantado el post y me ha emocionado.
    Quien es una madre perfecta???? (creo que no las hay…)
    Saludos,y gracias por compartirlo con nosotros.

  • Elena-Z dice:

    Buffff… que yo me había metido en internet a pasar una tarde tonta de domingo, mirando cosas bonitas… y he caido en tu blog (organizaste hace un tiempo la boda de una conocida, y me enamoré de tu blog… lástima que me casé hace hoy justamente 12 años…)… y me he metido a ver cosas bonitas… estas que haceis tan bien… Y me he puesto a leer tu post…

    Y te leía y pensaba… esta es de las mías… de las “malas madres”… porque yo tampoco puedo hacer los deberes con mi hija, ni llevarla a la piscina, su fiesta de cumple es “estandart” en un sitio de estos de bolitas… mientras vivió mi madre pasaba más horas con ella en un dia que en toda una semana conmigo… y como su padre se quedó sin curro… pues yo tengo que currar por los dos, y dar gracias a Dios… aunque eso me prive de la compañía de mi hija, y me haga tener el complejo de mala madre que tan bien describes en tu post…

    Pero cuando he leido la parte en la que hablas de tu madre… me has tocado el alma… porque la mía murió hace poco más de un año, y este año fue el primer día de la madre que pasé sin ella. Bueno… el año anterior estaba en la UCI, inconsciente… pero poder cogerle la mano y decirle “feliz día de la madre, mamá, mira, te cuelgo aqui una foto de tu nieta, para que la veas cuando despiertes…” parecia hasta que consolaba.
    Yo también tengo un blog… y yo también pedí a las pocas personas que me leen que llamaran a sus madres a decirles cuánto las quieren. Porque yo ya no podré volver marcar a su número y escuchar su voz cantarina, pese al dolor, al otro lado del teléfono. Y no poder decirle lo maravillosa que fue para mí, me desgarra el alma.
    ¿Sabes lo que hacía mi madre de lujo? La tortilla de patata. Y las croquetas de pollo.
    NO sigo escribiendo… que este es tu blog, no el mío.
    Sólo decirte que te entiendo perfectamente… leerte a tí ha sido un poco como leerme a mí misma…

    Y que he pensado que ya sé porqué preparas esas bodas maravillosas… porque tienes un corazón tremendo, con una sensibilidad inmensa. Si hay un más allá… tu madre tiene que estar muy orgullosa de tí. Y tu hija, seguro que quiere ser como tú cuando sea mayor.

    Un abrazo grande. Para cuando cumpla los 25 años de casada, te mando un mail.

    Elena-Z

Deja una Respuesta

error: ¡¡El contenido está protegido!!