ha sido añadido a su cesta correctamente.

La wonderland wedding, Quique y Ana. Una boda inspirada en Alicia en el país de las Maravillas

Conocéis esta boda de sobra, pero nos quedaba por contaros la 2ª parte; hay tantas fotos chulas de este día que no me canso de verlas… Creo que sigo bajo la magia de Wonderland!
Ya os enseñamos aquí cómo fueron los preparativos, la ceremonia en el teatro, incluso lo que llamamos making off, aquella selecc de momentos “no oficiales” fuera de las cámaras. Hoy os vamos a enseñar una parte del repor de fotos de los chicos (me encanta la luz de estas fotos, el color del coche casi a juego con el agua, y ese barquito que se cuela por detrás en una de las fotos…) y cómo fue la cena y la fiesta en casa del novio, con una apertura de baile con coreografía Dirty Dancing que nos dejó a todos con la boca abierta. Ví ensayar a los chicos durante la mañana, en plan rápido, pero en el baile aluciné! Hubo hasta porté final como en la peli, Woooow!!
Y todo lo que pueda contaros de esa tarde-noche se resume viendo las fotos que os dejamos a continuación.
A la llegada de los invitados Ana y Quique les recibían en lo que llamamos “la entrada de la madriguera”, porque era una especie de hueco en el seto por el que los invitados accedían a la finca, y allí les esperaban los novios para darles la bienvenida. Al lado de ellos, un cuarteto de cuerda, y el picnic de la siesta de Alicia, del que se marchó corriendo siguiendo al conejo blanco y donde se quedó el cesto con las manzanas y su libro abierto…
Los invitados iban de un lado a otro y alucinaban con cada detalle, era una gozada observar sus reacciones, estaban asombrados, el Efecto-Wow materializado. Y nosotros y los novios sonriendo sin parar. El efecto Cheshire debía ser, jajaja.
Unas flechas de madera con un conejo blanco y un gato de Chesire de trapo indicaban donde estaba el photobooth y la entrada al jardín. El photobooth, merece mención aparte. La de risas que nos echamos en él! Exitazo total. Sombreros tuneados para la ocasión, orejas de conejo, caretas de gato, lazos para el Alice Style, maxi-gafas de colores… No había manera de cerrar el chiringuito fotográfico, no dejaban a Neima irse!! Todo el mundo quería una foto más.
El árbol de los deseos fue otro éxito. Me encanta esa foto en la que alguien está escribiendo en una tarjeta: “Estoy con la boca abierta… Qué cuento! ¡Qué sueño hecho realidad!”. 
Cuando ví esa foto sonreí tanto como el gato de Cheshire, me hizo mucha ilusión leer algo así de un invitado. Momentazo foto de Nei + Javi (estáis en todo, lovelies… Sin vosotros esta boda no habría sido tan wonder.)
Viendo estas fotos vuelvo a transportarme a ese día de Julio, super caluroso e intenso, y a esa noche super divertida, una de las noches de boda más largas que hemos vivido… Aún recuerdo cuando Neima, Javi, Jose y yo nos íbamos de la finca a las tantas, destrozados, y les dejábamos bailando, felices.
El Wonderland Efect, que hace que la magia dure para siempre.
Alguien ha visto pasar corriendo a un conejo blanco…? 
NOTA: TODAS LAS FOTOGRAFÍAS SON PROPIEDAD DE NEIMA PIDAL, QUEDA PROHIBIDO SU USO O COPIA SIN PERMISO DEL AUTOR.

8 Comentarios

Deja una Respuesta

error: ¡¡El contenido está protegido!!