ha sido añadido a su cesta correctamente.

Llevamos más de 15 bodas hechas esta temporada y no hemos tenido tiempo de enseñaros apenas ninguna.
No hay tiempo para postear cuando preparas una boda tras otra cada finde. Pero Instagram llegó a la vida de los androides y eso me hizo taan feliz… Desde hace unas semanas os cuento cómo son las #cuentibodas en tiempo real. Os enseño los preparativos, casi todos los detalles foto a foto y me he dado cuenta de que con estas fotos hacemos una crónica en imágenes. (Podéis seguir nuestras cuentiaventuras en Instagram aquí o buscarnos como @bodasdecuento )
Así que a partir de ahora, siempre que pueda, os haré una recopilación instagramera de esas fotos y colgároslas en un post, para que podáis ver cómo ha sido cada boda que hagamos. Aunque la calidad de las fotos es mala, son fotos de móvil, pero por lo menos os voy avanzando algo mientras preparamos las fotos oficiales de todas las bodas.
Y la de este pasado finde nos llevó hasta Madrid. Hace algo más de un año recibimos un mail desde Los Ángeles. Una novia nos escribía desde la Universidad de Ucla. Total, que Elena y Yiyo volverían a Madrid en el 2012 tras tres años en USA y querían casarse. Y nos eligieron a nosotros para echarles una mano con todo el lío de la spanish wedding. Y ha sido muy divertido.
Yiyo es un tipo simpático, al que no le gusta ser el centro de atención (mal asunto siendo el novio…) y que quería hacer una fiesta para disfrutar con sus amigos y su gente. Y Ele es una chica encantadora, un amor de niña. Nos entendimos genial desde el minuto cero.
Querían una ceremonia sencilla, en medio del jardín. Era la boda perfecta para hacer un guiño a Usa y a esas bodas de “jardín trasero” y por eso ubicamos la ceremonia bajo dos árboles de la pradera de Casa Mónico.
Y el resto de detalles…. os los cuento con las fotos :))
#Tallercito de preparativos en casa de mis suegros. Mis suegros viven en Madrid. Así que hacer una boda allí es la excusa perfecta para ver a la familia unos días. Lo primero que hice al llegar fue darle un abrazo a mi suegra y rauda y veloz sacar de entre todos los trastitos que llevábamos para la deco estas telas tan monas que había comprado. La finalidad: “engañarla” para que me cosiese una guirnalda (a dos días de la boda, ya me vale…). Y mi suegra, que es un amor, se puso a coser guirnalda bodil, dedal en mano. (#Cuentisuegras que se merecen un monumento). Y luego la pobre me deja comentarios en el blog y no se los publico porque dice cosas como que somos los mejores, que qué bonito todo lo que hacemos… y me da verguencilla que nos diga esas cosas en el blog! Le digo que las madres no pueden comentar esas cosas porque no son objetivas, que lo suyo es amor de madre y hagamos lo que hagamos todo le encanta. Más rica que es ella… Carmen!! Guapaaaa!!
Aunque no sale en la foto, aquí estaba Jose currándose el sitting, colocando tarjeta a tarjeta. Nos encanta hacer así los sittings porque los invitados una vez que ven donde se sientan cogen su tarjeta y se la cuelgan en el bolsillo de la chaqueta del traje, en la corbata… mola que los invitados interactúen con la deco, eso quiere decir que se están divirtiendo. Y vaya exitazo! Ya veis en la segunda foto como quedó el panel justo antes de entrar a cenar…
#Manualidades bodiles. Un libro para polaroids y firmas scrapeado por moi. Me encanta el scrap. Bueno, el cuentiscrap, que es la versión de “No tengo ni idea”. Porque yo no tengo ni idea de técnicas, con el material que tengo pruebo, invento, corto, pego, estampo… El caso es darle a las bodas ese toque de hecho a mano que tanto nos gusta. Aunque le ponga a mi suegra perdida de tinta la mesa de la bodega (asaltamos la planta baja de la casa de mis suegros como cuartel general durante esta boda para terminar los preparativos, vaya la que les liamos a los pobres…)
No se ve muy bien, pero en esta foto estamos Jose y yo inaugurando el libro de firmas, recién polaroizados. Me encantan las polaroids, me trasladan a mi infancia ochentera :)) Y en las bodas dan tanto juego…
#La ceremonia. Para trabajar la deco floral en esta boda contamos con María de Flores en el Columpio. Ha sido encantadora. Trabajamos juntos en la selección de las flores y el montaje de la deco. Estuvimos en su taller el jueves (totalmente enamorada de ese espacio, yo quiero tener un taller así para trabajar todas mis cosas!!) repasando todos los detalles y el sábado montamos los tres el salón y la deco de la ceremonia. Un beso muy grande María, esperamos coincidir pronto contigo en otra boda!
Elegimos enmarcar la ceremonia debajo de dos árboles. Grandes botes de paniculata bordeando el pasillo, señales de madera (pintadas “en casa” y serradas por el gran Joe, mi lovely handyman) y una mesa de ceremonia sencilla, con la guirnalda de mi #cuentisuegra (Oeoeoeoe…) y cajas de madera con flores silvestres.
#La Novia. Ella es Ele. Todo sonrisa. Por la mañana estaba ya totalmente emocionada, y me confesaba por whatsapp que se le saltaban las lágrimas de la emoción. Al llegar a su casa y darle un super abrazo ya noté esa ilusión mezclada con nervios y con una alegría especial que siente toda novia dos horas antes de dar el Sí, Quiero.
El Yolancris de Ele es espectacular. Un vestido diferente, con mucha personalidad, y super cómodo. Le sentaba como un guante. Estaba preciosa. Sus zapatos, unas sandalias nada al uso (Bien, Ele! Ole por las novias originales!). La foto de sus pies asomando por el vestido me encanta.
#El ramo. Elena tiene un gusto un tanto diferente a lo habitual con las flores. No te creas tú que le gusta cualquier flor. Pero estaba encantada con su ramo de novia. La segunda foto es un homenaje, en tono simpático, a mi querido Victor Lax. Ganó un premio por esta foto. Cuando trabajamos juntos siempre me espera a que llegue a casa de la novia para hacer juntos las fotos de algunos de los detalles, en especial la del ramo. Nos gusta buscar marcos diferentes donde fotografiar el ramo. Y la cocina a Vic le gusta especialmente, jeje. Besote, Vic!
#La deco. Para la tarjetería usamos la gráfica de las invis de Ele y Yiyo, que las encargaron en USA. Enmarcamos las minutas igual que los números de mesa, para los centros de mesa botellitas con rafia y flores blancas y amarillas, y velas, muuuchas velas rodeando la zona del banquete. En la primera foto podéis ver el desembarco floral en el salón de Casa Mónico.
Y la pizarra. Desde que empezamos a usarlas hace dos temporadas ya no hay cuentiboda sin pizarra. Me encantan. Ya lo sabes, si alguna vez hacemos tu boda, tendrás que dejarme que coloque una pizarrita, porfaaaa!
#Los protas. En estas dos fotos, aunque borrosas, creo que se puede apreciar la felicidad de ese día. En la primera los novios a punto de entrar en el salón para empezar la cena, con sus padres detrás, sonriendo encantados. (Por favor, fijaos en el padre de Yiyo con su tarjeta del sitting en la solapa, os lo dije!!! Qué grande!) Y en la segunda foto, tomada prestada del Instagram de Jose, el abrazo de Ele cuando les enseñamos en primicia la deco del salón. Ese momento me encanta. Jose lo llama “el momento mágico”. Y algo de magia, para mí, si tiene.
Hasta la próximo post! Besotes!

5 Comentarios

Deja una Respuesta

error: ¡¡El contenido está protegido!!