ha sido añadido a su cesta correctamente.

Cuatro corazones y dos destinos

Suena un poco cursi este título, puede ser. Pero vais a entender enseguida el porqué. Este post va de corazones, de diseño, de acercamientos y de encuentros.

Os contamos. Tras presentar nuestra nueva imagen hace unas semana, recibimos un mail de una persona. Ella era Tamara, la diseñadora que se encuentra detrás de El vals de Amelie, un estudio de diseño gráfico de Asturias. Nos contaba tras ver nuestra nueva imagen, que pensaba que nuestro logo le recordaba al suyo, dos corazones redonditos en tonos suaves, uno superpuesto en el otro.

Nuestro imagotipo también se compone de dos corazones, asimétricos, en colores fuertes, que se pisan en la parte central, con un ligero movimiento. Cuando nuestros diseñadores gráficos nos presentaron este boceto nos encantó. Creímos que daba justo en el clavo de lo que queríamos plasmar: Una pareja, una figura única, formada por dos personas diferentes pero complementarias, es decir, dos corazones asimétricos ligeramente superpuestos. Éramos conscientes de que no era una idea súper original a nivel de diseño (no hay más que buscar en google “dos corazones”). Pero preferimos renunciar a la originalidad precisamente por su simplicidad, por la universalidad de esta imagen reconocida en todo el mundo.

A pesar de las similitudes entre ambos imagos (es cierto, son dos corazones superpuestos) a pesar de eso, nosotros encontramos que las diferencias eran sustanciales. Parte fundamental de nuestro logotipo son las tipografías usadas. La primera de ellas “BODAS” se trata de una tipografía clásica en representación de la seriedad del trabajo de la empresa. La palabra “CUENTO” está construida con una tipografía única creada a mano y que pretende enfatizar el carácter manual y cuidadoso con el que se hace cada trabajo. Entendemos que ambas tipografías son totalmente opuestas a la tipografía dulce y romántica de El Vals de Amelie. Nosotros entendemos nuestro logotipo como el conjunto de los corazones y las tipografías, uno no funcionaría sin el otro.

Recibir el mail de Tamara dio pie a que nos conociésemos, a que tuviésemos la posibilidad de hablar. Hablamos mucho rato aquella tarde. Hablamos de su logo y el nuestro, de diferencias y similitudes, de colores, de diseño, de bodas, de dudas, de miedos, de lucha, de trabajo, de puntos de vista y de futuro. (Incluido en ese futuro está colaborar y trabajar juntos, porque nos encanta su trabajo, delicado y femenino).

Y decidimos que escribiríamos este post para aclarar que aunque el diseño del logo de El vals de Amelie fue anterior al nuestro, en ningún caso hemos pretendido inspirarnos en su imagen.

Y esta es la historia de cuatro corazones y dos destinos.

Feliz fin de semana!! (Y un beso gigante para ti, Tamara)

Follow my blog with Bloglovin

Un Comentario

Deja una Respuesta

error: ¡¡El contenido está protegido!!